ars amandi XVII

Será la garra suave, destrozarán
las botas la alfombra de corinto, arrancarán
la vida encuadernada en piel de Rusia,
en piel humana
estallarán uno por uno los ladrillos
de la apagada chimenea, cristales rotos
y nos abrirán riendo los puños a patadas

adiós a la orilla de la sirena, discretos
los transeúntes mirarán de reojo las estrellas
y nos oirán llorar de madrugada

sótanos,
máquinas de escribir, aquel rincón oscuro
tu amordazado silencio

y gritaremos escasas razones
de una esperanza
antes de aceptar un cigarrillo
y respirar un sorbo de adiós y madrugada

Manuel Vázquez Montalbán